ÚLTIMOS VÍDEOS

martes, julio 27, 2021
ColombiaDestacados

Del perdón a la destrucción es solo un paso

Cortesía: Alcaldía de Bogotá
138views

Una jornada que pasaba a la historia como el acto de perdón y reconciliación más importante de Bogotá, terminó recordándose con la fuerte represión entre vándalos y el Escuadrón Móvil Antidisturbios – ESMAD en el corazón de la ciudad, ante los manifestantes que alzaban su voz de rechazo frente a las acciones violentas ocurridas la semana pasada en la capital colombiana, por cuenta del rechazo nacional a causa del abuso policial que acabó con la vida del abogado Javier Ordóñez.

La jornada empezó en la Plaza de Bolívar, con la convocatoria que realizó la alcaldesa Claudia López en su alocución por redes sociales, con el objetivo de escuchar a los familiares que sufren la pérdida de su ser querido a causa de los ataques de la Fuerza Pública, y lograr un acto de reconciliación, donde estuvieron líderes religiosos, la Administración Distrital y dos representantes del Gobierno Nacional (Nancy Patricia Gutiérrez, consejera presidencial para los Derechos Humanos y Asuntos Internacionales, y Miguel Ceballos, Alto Comisionado para la Paz), que se tenia prevista la asistencia del presidente Iván Duque, aun así no asistió al evento, dejando la silla vacía como una imagen de su mandato ante las víctimas.

Igualmente, en barrios como Verbenal, Chapinero, Park Way también realizaron actos culturales donde la ciudadanía acompaño a las familias afectadas por la violencia entre manifestantes y la Fuerza Pública. La orquesta Filarmónica de Bogotá, la Sinfónica de la Policía y jóvenes talentos en arte y música aportaron su granito de arena a este acto de perdón que conmovió a la ciudad.

Sin embargo, todos estos actos de buena voluntad fueron opacados en el barrio San Diego, centro de Bogotá, cuando transcurría una manifestación pacífica que tenía como destino la Plaza de Bolívar, donde un grupo de manifestantes con artefactos explosivos enfrentaron al ESMAD, quienes, con bombas aturdidoras, despejaron la marcha, dejando varios heridos y el repudio máximo de los que caminaban en paz hasta el sitio de concentración. A pesar de los hechos, la mandataria bogotana continuó con las actividades, terminando en las horas de la noche con una velatón en el parque de los Hippies, norte de la ciudad, honrando a la memoria de las diez victimas que dejó la ola de matanzas la pasada semana.

Las palabras de las víctimas eran de tristeza y suplicas a las administraciones, para que esclarezcan estos hechos y no queden en la impunidad. No obstante, el adagio popular “las palabras se las lleva el viento” representó lo que fue la jornada del domingo, donde las muestras artísticas no fueron suficientes ante la confrontación violenta que deja una vez más, la indignación local. Se espera que en la semana se den los resultados finales de las investigaciones de todos los asesinatos, donde reine la paz y la tranquilidad por la ciudad.

Leave a Response