ÚLTIMOS VÍDEOS

martes, julio 27, 2021
ColombiaDestacadosSocial

El nuevo bogotazo: Caos, Destrucción y Sangre por muerte de abogado en la capital

Cortesía: El Tiempo
106views

Así como el nueve de abril de 1948, una turba indignada por la muerte del caudillo Jorge Eliecer Gaitán destruyó todo lo que veía a su paso como los tranvías, edificios, casas, vías, etc., Bogotá hoy amanece hecho un caos total, después de una larga noche de protestas y actos vandálicos en algunos puntos de la capital, que costaron la vida de siete personas, tres de ellas con arma de fuego, además de 140 heridos, entre ellos, 87 policías y 53 civiles, a costa del abuso de fuerza que vivió el abogado Javier Ordóñez ocurrido en la madrugada del miércoles.

Los primeros reportes oficiales dan como resultado más de 56 instalaciones de la Policía (53 CAI), de los cuales 22 fueron incinerados. El transporte público no se salvo de esta jornada caótica, donde 77 vehículos (25 buses biarticulados de Transmilenio y 41 buses del SITP) resultaron afectados, entre ellos 11 incinerados (9 Transmilenios y 2 SITP), 17 vehículos de la Policía fueron atacados (8 motos y 9 carros).

De inmediato, el ministro de defensa, Carlos Holmes Trujillo, lanzó una recompensa de 50 millones de pesos para la persona que brinde información acerca de la ubicación de los involucrados en estos actos vandálicos, con posibilidad de aumento de la cifra, donde el funcionario declaró que estos hechos no pueden quedar en la impunidad. Asimismo, la capital será reforzada con 750 uniformados de la policía, además de 300 soldados del Ejército Nacional que estará dispuesta a mantener la calma en la capital.

Si bien es cierto que la violencia no se combate con más violencia, en el país del sagrado corazón es una excepción a la regla; no puede ser que, en una compañía, todos sus empleados sean despedidos porque dos trabajadores hicieron maldades que involucran el nombre de la empresa. No puede ser que la ciudadanía fuera ‘doble cara’ en una situación extrema, ayer manifestaban su acompañamiento con la Policía, a causa de un ataque armado en cualquier estación, y hoy están demoliendo, no solo la estructura del CAI, sino el lugar donde otros uniformados llegan a luchar ese pan de cada día para sus familiares.

No puede ser que algunos políticos aprovechen esta situación para manifestar su inconformidad con la labor del Estado o Administraciones Distritales, y no muestren su rechazo ante el abuso policial o la turba ciudadana. No puede ser que los colombianos sean tan selectivos, porque si es un homicidio colectivo todos alzan su voz, pero si es un ataque a la Fuerza Pública, el silencio es el que habla.

Históricamente, Colombia esta rodeada de violencia que gloria, pero solo sus habitantes podrán cambiar esta perspectiva, mientras tanto, solo queda recoger las cenizas y renacer de esta situación, porque lo que empezó como un simple desataco a la norma, tanto ciudadana como policial, terminó siendo un desastre nacional.

Leave a Response